Leves (Creasueños)

/ diciembre 25, 2018

Cualquier ojo no entrenado podría haber pasado por alto la existencia de aquella diminuta huella en la nieve, más pequeña que una lágrima humana, pero ella llevaba bastante tiempo siguiendo la pista de la escurridiza criatura. Corrió en varias ocasiones la suerte de encontrarse muy cerca, cuando aún el rastro…