Gilbert.dice(): el origen de la idea

/ enero 23, 2021/ Anecdotario, Gilbert dice, Porfolio, Proyectos personales, Taller de escritura creativa

El origen de la idea, primero del generador y luego de Gilbert, no está donde normalmente la ubico, es anterior.

Hace unos cuantos años estuve saliendo con un hombre que quería aprender a escribir mejor y se me ocurrió crearle un juego con el que podía generar ideas con las que luego trabajar y crear textos; no solo partía con la idea de obligar y gamificar la experiencia de escribir cuentos, sino con la de entrenar la imaginación. Se lo regalé la navidad de 2018.

Poco después creé una copia un poco más simple con la que empezaría el taller de escritura en enero de 2019 y que, básicamente, era una caja llena de recortes de cartulina con adjetivos, verbos y sujetos, además de un dado y otras tarjetitas separadas con retos. Como el taller, por comodidad, lo hacíamos en una cafetería del centro, era un poco engorroso llevar la cajita, así que para febrero ya tenía preparado el juego en una hoja de Excel, con la comodidad añadida de que la idea estaba a un solo clic y no a varias tiradas de dados.

Durante 2019 nos ofreció retos sobre las que escribir un tanto difíciles y que dieron lugar a textos que costaba leer: a veces eran tan absurdos que tenías que esforzarte para no reírte (aunque, a veces, Iván, obligaba a hacer pausas por sus risas contagiosas). El generador me gusta tal como es y funciona perfectamente, pero llegó 2020 y el bootcamp de Ciencia de datos. Donde, por fin, pude superar mi miedo a programar (algún día contaré esta anécdota en donde corresponde).

En ese momento me dije: podría plantear el Generador de ideas con Python, al final sería más cómodo y podría acabar con un programita curioso al que ir implementándole cositas y funcionalidades… etc. Me gustó la idea y, a ratos, pensaba en cómo plantear y desarrollarlo, cómo tendría que transformar las columnas con las palabras para que interactuaran y, además, que esta vez no te arrojara las palabras sueltas (como hacía el Excel), sino una frase.

Me senté delante del ordenador, abrí un cuaderno de Jupyter y me puse a trastear.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar