Gilbert.dice(): el origen del nombre

/ enero 16, 2021/ Anecdotario, Gilbert dice, Porfolio, Proyectos personales

¿Por qué se llama Gilbert?, es una de las preguntas que alguna vez los amigos me han hecho cuando les he enseñado el programita que estoy haciendo y, la verdad, explicarlo, puede ser un poco complejo ya que las referencias se remontan a un blog que mantuve durante la carrera, hace ya más de 10 años.

Cuando me vine a Madrid, inauguré un blog con unas amigas, que actualmente mantiene a modo personal una de ellas, llamado Cosas del domingo; este blog surgió por culpa de un relato escrito en segunda persona en aquella época y en el que cada una aportaba su granito de arena.

Se puede encontrar una versión de Cosas del domingo en mi web, que es una remodelación posterior en la que solo están las partes que escribí. Después de terminar el proyecto de Cosas del domingo, inauguré en solitario un blog (cerrado hace años), llamado Diente de dragón; pero, por suerte, mantengo mi propia hemeroteca y hago copias de seguridad desde que tengo 18 años (no me ha hecho falta perder información importante para entender la importancia de realizar copias regularmente).

En Diente de dragón, publicaba una serie de relatos cortos llamados retazos que lo único que tenían en común es que utilizaban personajes anónimos: nunca les ponía nombre ni los identificaba. Era el encanto particular que tenían (para mí, claro). Hace unos cuantos años me dediqué a recopilar y organizar (como buena gestora de información) todos aquellos relatos que tenía desperdigados y guardados en diferentes formatos y lugares; tratando, siempre que fuese posible, de datarlos. Los que habían sido publicados en el blog eran relativamente fáciles, en otros la labor fue más compleja.

Cuando llegué a la colección de retazos de Diente de dragón, se me ocurrieron varias formas de trabajar esos textos; entre ellos, crear una antología de relatos con una revisión y selección de los que, diez años después, juzgase que podían merecer la pena. El problema de ser textos propios es que ves cómo puedes mejorarlos cada vez que los lees y es una tarea en la que todavía me sumerjo a ratos. Creé la antología de Diente de dragón, que todavía tengo en proceso de corrección y maquetación y, como hilo conductor creé a un personaje que justificara el conjunto: Gilbert. Diente de dragón es el diario que este personaje desarrolla durante su estancia en un psiquiátrico.

Existe un spin-off de esta antología, Dientes de león, que ya tengo publicada en Lektu, que se compone de microrrelatos y que es creación de un personaje que Gilbert se inventa para Dientes de dragón; porque sí, me gusta enredar las cosas.

Cuando me planteé pasar a un programa el generador de ideas que creé para el taller de Escríbeme, Cerveza, sentí que debía darle un nombre más “atractivo”; recordé entonces a Gilbert ya que, el generador que hice en Excel y, por supuesto, su versión en Python, daban ideas tan inconexas, extrañas y extravagantes que bien podrían haber sido parte de la antología de relatos de Gilbert. Podría decirse que fue una asociación natural.

En cuanto al .dice() es, claramente, culpa del Simon dice y de las clases de Python.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar