Erebyel

Soy especialista en servicios editoriales

Erebyel

Mi nombre es Reyes, Erebyel para internautas. Siempre he estado interesada el mundo del libro y comencé a acercarme a él desde la carrera de Biblioteconomía y Documentación (aunque a día de hoy creo que hubiese elegido mejor haciendo Filología Hispánica, ¡¿dónde está mi máquina del tiempo?!). Posteriormente, volví al instituto para hacer la FP de Diseño y Producción editorial y, a partir de ahí, me he ido especializando en este sector, pasito a pasito.

erebyel

Mis puntos fuertes

Diseño editorial 90%
Maquetación física y digital 95%
Redacción 98%
Corrección 90%

Si te gustan los cuentos, ¿a qué esperas? Suscríbete a mi podcast El baúl de los cuentos imperfectos, encontrarás uno nuevo cada mes.

El baúl de los cuentos imperfectos

Corrección de estilo

Aunque todos escribimos muy bien, a veces se nos escapa alguna errata, para que el texto quede limpio de estos pequeños errores, es muy importante hacer una buena corrección que elimine estos «accidentes» y hagan al maquetador el trabajo más sencillo.

Diseño editorial

Que un libro quede visualmente atractivo es cosa de diseño, de saber los blancos de los márgenes óptimos, de la tipografía que le viene bien al texto, el tamaño de la letra y la interlínea y un largo etc. El diseño cuida cada detalle de un libro para que, sencillamente, sea bonito, cómodo y atractivo para el lector. El mejor diseño es el que no se nota.

Redacción publicitaria

La forma de comunicar un mensaje es igual de importante que el mensaje en sí; por eso, hay que cuidar mucho las palabras que escoges en un eslogan, lo que escribes en una sinopsis o la línea narrativa que va a desarrollar tu página web. Todo es texto y los textos los forman palabras, ¿sabrás encontrar las adecuadas? Puedo ayudarte con ello; en este sentido, también realizo labores de consultoría.

Corrección ortotipográfica

La corrección no acaba cuando se vuelca el texto corregido al programa de diseño; después de que se haya maquetado, es necesaria una revisión del documento, para detectar viudas, huérfanas, cortes de palabra poco deseables, elipsis en el texto... y un sinfín de sorpresas que podrían arruinar la edición de un libro.

Maquetación libro físico

Preparar un buen arte final para que en imprenta un libro salga bien es importante, hay que tener en cuenta el tamaño del documento, las sangres, los formatos de color que tienen las imágenes, la compaginación, el grosor del lomo óptimo para que el título quede en su sitio, etc. Ahí entra el trabajo del maquetador, que compondrá el documento para solucionar cualquier problema de que aparezca.

Maquetación libro digital

Quien tiene un libro electrónico tiene un tesoro, pero ojito con el formato que utiliza. Una buena maquetación digital requiere de limpieza y unos metadatos cuidados, sea formato ePub, Mobi, Pdf...

Cada cual hace su camino y va dejando pequeñas huellas, en su entorno y en los demás. Pies Descalzos es una serie de relatos cortos entrelazados, donde dos personajes se relacionan de forma efímera, contando un momento de su vida. Cada relato enlaza con el siguiente a través de uno de los actores, para así crear una cadena interminable de experiencias individuales que están al alcance de un clic en mi cuenta de Twitter.

#PiesDescalzos

  • DISEÑO EDITORIAL Y MAQUETACIÓN


    Como en otros casos, mi experiencia está también muy vinculada a edición personal, y explicaré brevemente alguno de los proyectos que realicé con ellos a modo de ejemplo. También voy a hacer referencia a otros de carácter más personal, como el proyecto de creación del diseño de un nuevo periódico para clase o la experiencia de diseño y maquetación de material propio para la plataforma Lektu.

    edición personal

    Comienzo con el apartado de diseño editorial y maquetación con algunas experiencias curiosas que tuve en esta empresa y labor. Decir que no estoy utilizando los mismos ejemplos que en el porfolio en PDF que tenéis disponible, así que os invito a revisarlo (si no lo habéis descargado ya).

    Crónicas Fuhistas, de Daniel Ferreras Aguado

    Crónicas Fuhistas fue todo un reto: primero, por la extensión de la obra (1000 páginas máximas en maqueta) y, luego, por el hecho de la condensación del texto, ya que el original estaba en un word de más de 1200 páginas.
    Aunque, si tengo que reseñar la complejidad de algo en este libro, fue la de los términos inventados, es una space opera con muchas palabras inventadas por el autor y eso nos dio más de un dolor de cabeza al corrector y a mi, porque era muy difícil discernir cuando el término debía ir en cursiva y cuando no.
    Pero al final, cuando sale bien, se convierte en un proyecto de los que recuerdas con mucho cariño.

    Los peces del fin del mundo, de José María Valpuesta Moralejo

    Un diario de viaje que narra un proyecto científico de una forma tan personal hay que cuidarlo muchísimo y este es uno de esos casos. José María buscaba una forma de que su experiencia, allá por el antártico, quedase reflejada en el papel.
    El libro no contiene solamente texto, sino que además quiso ilustrarlo con fotografías que había hecho durante la expedición. El reto, con ellas, fue darles una calidad suficiente para poderlas publicar en papel, ya que eran fotografías no profesionales y requirieron bastante trabajo de edición. Pese a ello, muchas veces, aunque no sea con una calidad óptima, creo que merece la pena poder ver.


    Proyectos personales

    Libros digitales en Lektu

    Esta es la faceta más personal que tengo, y que confío que en unos meses esté más activa en la plataforma. En Lektu subo proyectos realizados íntegramente por mi, desde el acto de escribir, seleccionar, corregir, maquetar, revisar... así que, como escritora (que nunca debe corregirse a sí misma (y doy tan buen ejemplo que me lo salto)) te invito a leer lo que he publicado hasta ahora.
    Centrándonos en la técnica más que en el contenido, en Lektu, actualmente intento incorporar un PDF que emule lo que vendría a ser el diseño de ese libro en formato físico (formato A5, por si alguien se lo quiere imprimir en casa), y también en ePub, realizado en Sigil.
    Visitar Lektu ahora.

    Propuesta de trabajo: creación del diseño de un periódico: el informal

    Uno de los proyectos que nos encargaron hacer durante el módulo de Diseño, en el Ciclo formativo de Diseño y Producción Editorial, fue la creación de un nuevo periódico, lo tengo por uno de los que más me entusiasmó en su momento (y a los que más me dediqué en profundidad).
    En primer lugar, quería un periódico con una estructura de portada diferente, así que me arriesgué bastante y, en un modelo A3 de portada, partí por la mitad y dejé el encabezado a la mitad superior, sobre él iría la noticia destacada. ¿Por qué esta decisión? Cuando la gente transporta un periódico suele doblarlo por la mitad porque es más cómodo de transportar, al cambiar la cabecera hacia esa posición, el periódico no cortaba la noticia principal y quedaba como una forma de visualizar mejor la noticia por el resto mientras el usuario transportaba el ejemplar. Hay una contrapartida a este diseño, y es que el usuario lo llevase al revés... pero bueno, eso es algo que no puedes evitar, porque cada uno lo lleva como quiere (reconozco que yo soy de enrollarlo).
    Esto creo que era lo más llamativo que quise hacer, o diferente.
    Lo que nos pidió la profesora en su momento fue la maquetación con InDesign de una muestra del periódico, junto a memoria de lo que había supuesto en cuanto a composición y la explicación de los colores elegidos y demás elementos que componían el periódico. El tema me gustó tanto que no me limité a hacer el ejercicio en sí, sino que creé un Libro de estilo y le presenté diferentes diseños de retícula de las páginas hechos a mano, a parte, de la muestra trasladada a InDesign.

    Parte del proyecto era el nombre y diseño del imagotipo de la publicación y, en un principio, me hizo mucha gracia llamarlo el informal por el significado de la palabra, no sigue un formato habitual; además, quería usar ese malentendido porque lo pensé más como la unión de las palabras información y formal. Igualmente, la elección del color fue en base al significado del color en cuanto a términos políticos, el naranja significa neutralidad o centro (técnicamente), además de ser un color llamativo.

    Propuesta de trabajo: creación del diseño de una revista: ant-z

    La revista fue todo un reto, porque antes de saber qué nos iban a pedir para esas semanas, decidí que de alguna manera tenía que estar presente una hormiga, ¿por qué? Porque soy así.

    Cuando nos pidieron la revista, decidí que la hormiga estaría en el nombre de la publicación (en inglés), también tomé la decisión de iría sobre ecología y, en base a esa decisión, elegí que la revista se imprimiese a tres tintas (o dos, si se utilizaba un pantone). Los colores de la revista serían: negro (para bloques de texto) y violeta (para el resto).
    El violeta fue una elección basada, tal como en el caso del periódico, por su significado: es un color agresivo y expresa enfado; tal como está la situación ecológica del mundo, me pareció en un contexto adecuado a modo de protesta, y así huir también del tópico verde que inunda a las publicaciones de ecología.

    Sobre la foto de portada, es mía, me dediqué toda una tarde a crear el bodegón recortando plástico y a vestir al modelo (que, por cierto, sigue vestido con el mismo plástico desde entonces). Como curiosidad, a día de hoy, creo que me equivoqué en el cultura ecológica y debería haber puesto la otra opción que barajaba entonces: ecología de la a a la z.
    Reconozco que, años después, junto con el periódico y pese a haber sido un simple ejercicio, es uno de los proyectos de los que más satisfecha me siento.
  • EDICIÓN Y CORRECCIÓN


    Edición, corrección de estilo y ortotipográfica


    Muchos podrían llegar a confundir el trabajo de edición de un texto, con el de la corrección de estilo o la corrección ortotipográfica. Lo cierto es que son procesos diferentes y el trabajo de edición de un texto lo lleva a cabo un editor, mientras que el de corrección le toca al corrector. Muchas veces, por abaratar costes o por la infraestructura interna de la editorial, se le pide al corrector que realice también las labores del editor.
    ¿Qué hace un editor? El editor edita el texto, revisa el texto para mejorarlo, por ejemplo, le puede sugerir la eliminación de un capítulo al autor por no aportar nada a la historia. ¿Y un corrector? Pues corrige basándose en las normas que tenga a mano: la gramática, ortografía, usa el libro de estilo de la editorial, etc. El corrector también se encarga de revisar el texto una vez maquetado, a esto se le llama corrección ortotipográfica, y busca que no haya errores como viudas, huérfanas y otros deslices que hayan podido escaparse a la hora de la maquetación del  texto.

    ¿Qué he estudiado para poder dedicarme a esto?

    Entre 2013 y 2014 hice el ciclo de grado superior Diseño y producción editorial. Donde me enseñaron diseño gráfico y editorial, un poco de corrección de estilo y, sobre todo, ortotipográfica. Como vi que el temario en este tema se quedaba corto, y a mi era una de las cosas en las que quería especializarme, hice en 2014 el curso online de escritores.org de Corrección de estilo.
    Posteriormente, seguí leyendo mucho por mi cuenta y mejorando mis conocimientos sobre ortografía y gramática; sobre todo, porque en el trabajo acababan recurriendo a mi para resolver dudas (aunque, reconozco, en ese momento todavía no consideraba que pudiese tener calidad para hacerlo). A esto se le unieron las siguientes oportunidades para ir pillando experiencia, que intenté aprovechar al máximo y, ya, en 2018, decidí formalizar los conocimientos y limar las últimas asperezas haciendo en Cálamo & Cran el curso de Corrección de estilo y el Taller de gramática que ofertan, y que me resultó muy útil para refrescar normas y afianzar los conocimientos que he estado desarrollando en los últimos años.


    ¿Qué experiencia tengo en esto?

    La mayor parte de los proyectos en los que participé fueron de la editorial edición personal y opera prima, entre 2014 y 2016.
    • Breve historia de los pantanos de Entrepeñas, Sacedón y Buendía, de Henedina Embid Herranz. Fue un proyecto interesante y laborioso, ya que la mayor parte del texto tuve que picarlo y, además, digitalizar y editar las fotografías. Para este libro en formato apaisado me encargué de la corrección, del diseño y de la maquetación; aunque reconozco que en una situación ideal, estos procesos no es recomendable que los lleve a cabo la misma persona.

    • Caos versado, de Juan José Ares González. El libro llegó a nosotros sin un título definido y, tras proponerle varios al autor, se quedó con este. Me tocó en este caso también picar y corregir los poemas, hacerle el diseño y la maquetación a la obra y, además, realicé la fotografía que finalmente llevaría el libro como cubierta.

    • Poesías de un verdugo, de Francisco Javier Verdugo González. Un proyecto con un autor muy peculiar, también de poesía, me tocó revisar los poemas y, como en los casos anteriores, dado el bajo presupuesto que manejaba el editor, también me encargó el diseño y maquetación del libro.

    • Gramática de la lengua acadia, de Jose María Martinez Cantalapiedra. El caso de este manual sobre gramática es muy peculiar, dado el peso de la obra y la complejidad (y como estaba encargada no solo de la corrección sino también de la maquetación de la obra), realicé primero la maquetación del libro y, sobre la maqueta, una doble corrección de estilo (algo que no es normal hacer, pero por las incrustaciones que tenía el documento de texto inicial se hizo inviable utilizar Word como herramienta de trabajo). Tras realizar la maquetación, hice la corrección de estilo a la vez que iba sustituyendo los símbolos que el autor había añadido como imagen pero que sí existían dentro de los glifos de una tipografía (ş, ż o ğ, entre otros). Aunque, en el caso de los símbolos acadios, el autor prefirió que se quedaran con las incrustaciones que él había puesto (aunque quedasen un poco borrosas a la hora de la impresión).

    • El Testamento, de Rosalía Dans. La revisión de sus pequeños versos fue como un pequeño aliento, a decir verdad, fue bastante sencillo, tuvo un proceso de picado y corrección habitual. También tuve que digitalizar las ilustraciones y hacer el diseño y maquetación del libro.

    • Antes de encontrar a tu príncipe azul, de Cristiane Cassimiro. Fue todo un reto, ya que era el primer libro que escribía la autora brasileña, y, además, lo hacía en castellano. Después de que dos correctores lo dejaran por imposible, me asignaron la edición del texto y la corrección de estilo, tras analizarlo tuve que trabajar mucho la edición del texto, y fue todo un reto conseguirlo respetando el estilo propio de la autora; pero al final, la novela se editó y se publicó.

    • Relatos y aforismos de un viejo solitario, de Vicente de Blas Santiuste. Como en otros casos, fue hacer una corrección de estilo, diseño y maquetación del libro. No fue un proyecto demasiado complicado de realizar.

    • Una vida más, de Jairo Bulla Forero. El relato de la infancia de Jairo es un viaje que nos lleva a lo cruda que era la vida en Colombia años atrás y, en este caso, el autor requirió de un poco de edición y adaptación del léxico, ya que quería que el público que lo iba a leer, que estaba principalmente en España, lo entendiese sin problema. Así fue una labor de corrección de estilo en la que, además, se editó para sustituir usos del lenguaje que estuvieran demasiado marcados. También, en este caso, me encargué del diseño y maquetación del libro, además de realizar el retrato que la obra lleva por cubierta.
    Otro ejemplo, para variar un poco, es la corrección del libro-puzle infantil El Acertijo, de Toni Fernández, publicado por ediciones Imagion en 2015. De la que, debo decir, fui correctora casi por accidente, ya que a la editora, amiga mía, se le había caído la correctora inicial que tenía y entonces me ofrecí para ayudarla a sacar la corrección adelante.
    Posteriormente, al alejarme del mundo editorial, pasé a desarrollar esta actividad de forma más personal y esporádica, aunque mantenía un poco la actividad a través de la revisión de textos de publicidad dentro de la empresa en la que estaba trabajando.

    Corrección en publicidad 

    Durante unos cuantos años he estado revisando y corrigiendo material publicitario, recomendando sobre cómo comunicar en los diferentes medios el mensaje, y revisando que las transcripciones de los eslóganes y claims se hiciera sin errores. 

    ¿Qué hago ahora? 

    Actualmente, colaboro con la revista editada por la Sociedad Tolkien Española, Estel, como correctora. También acepto puntualmente trabajos de corrección de estilo y de edición de textos de particulares (y amigos).
  • ILUSTRACIÓN Y FOTOGRAFÍA


    Tanto el dibujo como la fotografía son dos aficiones que me relajan, y a las que les dedico tiempo cuando puedo; no por ello me considero ilustradora ni fotógrafa y, siempre que pueda, voy a tratar de recomendar a otro profesional que se gane la vida con ello.

    Entonces, ¿por qué está esta entrada en mi porfolio?
    Como ves, he dicho siempre que pueda. Hay veces que, por temas de presupuesto, me han pedido (porque que un profesional se encargue de diferentes partes de un proyecto es más barato, pero no aconsejable desde mi propio punto de vista) que haga también el trabajo de composición fotográfica y la ilustración para la cubierta, y he accedido a ello. A veces, directamente he cedido alguna fotografía que saqué por ahí y que encajaba, o hecho una composición y todo el proceso de creación que puede llevar la cubierta del libro. Y como lo he hecho, y sé que soy capaz de hacerlo con cierto margen de calidad, aquí pretendo poner una muestra tanto del tipo de fotografías que hago (aunque no son de estudio ni con escenarios preparados, ya aviso) y alguna ilustración.
    El objetivo, finalmente, es que tengas a mano una muestra de mi estilo, por si en algún momento recurres a mí para estos servicios y no consiga disuadirte de ello ;)

    Ilustración

    Ilustraciones hay de muchos tipos, mi fuerte es el lápiz, en ocasiones con un toque de acuarela, el óleo y composiciones simples en digital.

    Lo primero que puedo reseñar es que participé, como un reto personal para aprender a defenderme con las acuarelas, en el Inktober de 2018 (dado el objetivo de mi participación, decidí dejar los fines de semana libres para otras actividades, así que en total no fueron 31 dibujos, sino unos cuantos menos). Los resultados pueden encontrarse en mi cuenta de Instagram.

    Curso de Retrato (2007)

    En 2007 realicé un curso intensivo de retrato clásico, donde trabajamos el carboncillo, técnica mixta, pastel y óleo a la vez que nos enseñaban a hacer retratos con estas técnicas, la galería que presento a continuación son los trabajos que en su día hice para este curso. Tengo que reconocer que el pastel pudo conmigo, no es una herramienta que me resulte atractiva, pero con el mixto y el óleo me llevo bastante bien.
    Pincha en la imagen para abrir la galería

    Ilustraciones por encargo

    Supongo que esta es, probablemente, el tipo de ilustración que más puede interesar a alguien que llegue aquí buscando lo que soy capaz de hacer. En edición personal me encargaron varias ilustraciones y que enumero a continuación, además, tendrás los ejemplos finales en la galería para poder verlos.
    Realicé ilustraciones de cubierta para los siguientes libros en edición personal:
    • Dípteros, de Carlos Diez del Corral
    • Una vida más, de Jairo Bulla
    • La niña del contenedor, de Antonio Peixoto Palacio
    • Ribadesella, de Luis Amérigo Castaño
    • La sangre de las espadas, de Antonia Rubio Ruiz
    Y, también para ellos, ilustré el interior del libro infantil El jinete azul y Kandinsky, de Yolanda Alonso Sanz.
    Pincha en la imagen para abrir la galería

    Otras ilustraciones

    Para terminar con las ilustraciones, os dejo una última muestra con diferentes estilos (grafito, óleo, mixto y digital) que he ido realizando a lo largo del tiempo.
    Pincha en la imagen para abrir la galería


    Fotografía

    En cuanto a la fotografía, me limitaré a añadir las cubiertas para las que cedí, en el tiempo que estuve en edición personal, alguna fotografía.
    • Caos versado, de Juan José Ares González
    • Relatos y reflexiones de un viejo solitario, de Valentín de Blas Santiuste

    Y, para cerrar este apartado, una muestra un poco más amplia de fotos que he ido realizando con el tiempo, dejando claro y recordando que, para mi, estos temas son más una afición que un trabajo.

    Rubi es un personaje, eso lo tenemos claro, un personaje de su autor, Gilberth. Caótica y breve, escribe un diario lleno de pensamientos inconexos y algo que ella puede considerar poesía ahogada y triste, porque sabe en el fondo que no existe, que es un mero instrumento de Gilberth para expresar ideas y que, cuando concluya, ella morirá junto al final de la prosa.

    Dientes de león

    erebyel@gmail.com
    (+34) 601 16 72 20