Soy inquieta y curiosa. Me gusta aprender.

Me encanta la tecnología, igual que la literatura, la filosofía y las ciencias. Me marco retos y objetivos que me hagan salir de mi zona de confort, es la mejor forma de crecer.

Encuentro soluciones

Llevo más de tres años editando y corrigiendo contenidos como autónoma.
Eterna estudiante de nuevas tecnologías aplicadas al procesamiento de lenguaje natural y la ciencia de datos.

Me gusta trabajar con datos e información y buscar la mejor forma de tratarla.

Corrijo, ordeno y estandarizo. Si puedo mejorar un proceso, lo hago.

Mi recorrido en líneas generales

Estudié la carrera de Información y Documentación, las asignaturas que más me interesaban eran las relacionadas con las nuevas tecnologías, informática, las bases de datos y el tratamiento de la información —tuve un profesor que me preguntó que por qué no me había metido en informática—.

Tras la carrera, en vez de seguir con el proceso natural de un máster, volví al instituto para hacer Diseño y Producción Editorial; al finalizar, conseguí trabajo como maquetadora y correctora para materiales publicitarios; mientras tanto, seguí aprendiendo sobre el mundo editorial y sus procesos de producción: corrección de estilo, diseño y maquetación, revisión de galeradas, etc.

 

Tras un tiempo, di el salto y pasar a ser autónoma como correctora de estilo y editora de documentación clínica, manuales enfocados a farmacia y medicina y temas de salud en general, psicología, etc. Materias que me encantan.

 

Ser inquieta tiene algunas consecuencias inesperadas, pero que son como piezas del puzle que, al final, encajan.

 

Hace unos años recordé una pregunta que me había hecho durante la carrera: ¿cómo podría hacerse un escritor automático?
Lo que me llevó a estudiar, mientras seguía trabajando, un bootcamp (curso inmersivo) de Ciencia de Datos como base para luego investigar y profundizar en aquello de la Inteligencia Artificial.
Tras finalizar, me propusieron ser profesora auxiliar de la siguiente convocatoria. Por supuesto, acepté y lo compatibilicé con mis trabajos como autónoma —una experiencia con la que acabé agotada—.

Ahora, ya más tranquila, sigo investigando, probando modelos y avanzando en el Procesamiento de Lenguaje Natural.

No me pidas que defina mi perfil profesional,
uso la curiosidad y la intuición para tomar mis decisiones

Mi relación con las tecnologías

El primer ordenador que toqué fue un Amiga a los 7 años y, al sacar el disquete la primera vez, pensé que lo había roto de manera definitiva.

Aquella experiencia pasó y, ahora, las tecnologías forman parte de mi vida. Aprendí a utilizarlos desde pequeña, de manera intuitiva; así lo he seguido haciendo después, utilizando el ensayo y error —ya no me asusta tanto como a aquella niña de 7 años—.

Python

Pandas, Numpy
Seaborn, Plotly
Scikit-learn, Keras…

Tratamiento de datos

Análisis y visualización de datos

Inteligencia artificial

Procesamiento de Lenguaje Natural

Transformers (Hugging Face), Spacy

GPT-3, Codex…

Soy colaborativa,
soy de ambientes que permitan crecer y aprender a todos

A los 14 años comencé a escribir. Aunque lo hacía fatal, por aquel entonces tomé unas cuantas decisiones: no quería que me publicara ninguna editorial, quería hacerlo a mi manera y, por supuesto, era consciente de que requeriría aprender muchas cosas diferentes que, luego, me han servido de mucho para poder tener mi perfil profesional.

Como escritora, también he leído mucho sobre técnica narrativa, manuales y artículos sobre literatura, gramática, léxico…, lo que no me ha eximido de dedicar recursos y tiempo a formación formal a través de cursos y talleres.

La mejor forma de aprender es enseñando,
es lo que trato de hacer en mis artículos de Medium

También puedes conocer un poco mejor mi trayectoria consultando