|

33. Juan y Ana

Ana había conocido a Juan en un foro de viajes, en una época en la que los móviles todavía no enviaban mensajes multimedia y para consultar la bandeja de correo electrónico se acudía todavía a cibercafés. Habían coincidido planeando unas vacaciones a República Dominicana y habían comenzado a hablar hasta convencerse de que tenían tanto…

|

32. Nuria y Juan

Había llegado a casa después del trabajo, estaba agotada; no se le daba bien el trato con otras personas y estar atendiendo a adolescentes que le pedían más bolsitas de kétchup para las patatas, y que luego tenía que recoger de la mesa, la frustraba enormemente. Casi diez años de estudios universitarios, con un doctorado…

|

29. Alba y Patricia

Alba se había despertado aquella mañana de noviembre con la boca seca, los labios los tenía cuarteados. Se incorporó y colocó la manta de color azul oscuro completamente recta, luego miró por la ventana y la luz clara y brillante que se colaba entre los visillos de color celeste la molestó; calculaba que eran las…

|

28. Ricardo y Alba

Cuando el teléfono dejó de sonar, la agenda de Ricardo cambió completamente. Colgó poco después y se quedó en silencio, con la mirada perdida en el aparato de color rojo que Julia compró cuando se habían mudado a aquella casa. Alba corrió por un pasillo poblado de recuerdos hacia su padre. —¿Era mamá? —preguntó la…

|

25. Úrsula y Raúl

—¿Hoy te levantas solo? —preguntó Úrsula mientras terminaba de vaciar el café en su taza—. ¡Ah! Si quieres, te toca preparar —Raúl solo gruñó mientras le robaba la cafetera—. ¿Cómo fue esa cita? ¿Eh? —Eres una cotilla, Ur —le respondió mientras preparaba una nueva dosis de cafeína. —Oh, eso es que ha ido mal… además,…

|

24. Verónica y Úrsula

Verónica abrió los ojos, los párpados pesaban y luchaban por contravenir la orden. Había demasiada claridad y aún no estaban preparados; finalmente, rendidos, dejaron pasar la luz de una mañana demasiado avanzada de domingo. El aire era espeso, olía diferente, la luz que filtraba la persiana entraba con demasiado entusiasmo. El tacto de las sábanas…